<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d15072090\x26blogName\x3dSIN+SITE\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://sinsite.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_AR\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://sinsite.blogspot.com/\x26vt\x3d1509012716353188866', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

16.1.07

Espera

    Hasta hace unos meses, al lado de mi casa vivía una solterona. Sola, la octogenaria, se las arreglaba bastante bien para los quehaceres domésticos y se la veía siempre saludable.
    Cuando era más chico, saltaba la medianera y la ayudaba a bajar de la parra los racimos de uva "chinche": un balde para ella, uno para mi. Ya de grande, me limitaba a arrancar alguno que pasaba para mi casa.
    Un día parece que se enfermó. Dejé de verla seguido y, según cuentan, se le complicó el tema de la soledad.
    Un par de sobrinos se turnaban para hacerle compañía, pero cada vez estaba peor. Al fin, decidieron internarla en un geriátrico cuando se fracturó la cadera en un tropezón.
    De unos meses a esta parte pasan los sobrinos una vez por semana a ventilar la casa. Algunas veces les pregunté por la tía. No me costó darme cuenta de que están esperando que la vieja se muera.
    Esperan.
    Cumplen religiosamente con las obligaciones.
    Pero esperan.
 
    Hay ciertos amores que ya no se ven tan saludables. Tuvieron su momento de esplendor, pero se transformaron lentamente en una rutina. Tal vez no sea lo más correcto matarlos. Habrá que seguir cumpliendo con las obligaciones y dejarlos que se vayan muriendo solos.
 
    Recién me asomé por la ventana. La parra se secó.

   

Blogger Loca_Sola dijo...

Que feo secarse de soledad. Que feo. Que feo que amar se convierta en una rutina. Que feo.El post me dejó una sensación de sequía.
Abrazo, Mandin!!.. Hace muucho que no hablamos, ¿no?

16/1/07 19:09  
Blogger lauruguacha dijo...

¿ Y si en vez de dejar morir la parra se la riega? A veces basta animarse a una conversación para que la rutina se rompa y quizás valga la pena no dejar morir el amor...

18/1/07 19:40  
Anonymous Manón dijo...

ahora que te leo pienso en las veces que ¡zácate! lo arranqué de cuajo de mi vida porque ya estaba a media máquina. otra comparación surge: como con los autos, antes de presenciar su decadencia total, mejor adquirimos ese tentador modelo más nuevo y con ganas de mucho rum rum, no sin pena, guardamos los buenos recuerdos con nuestro viejo compañero...

7/2/07 12:46  
Anonymous manón dijo...

aclaro: cuando digo "modelo más nuevo" no me refiero a cuestiones etarias. "nuevo" sería "nuevo en mi vida" (así sea un kaiser carabela, pero conservado)... ya estoy diciendo boludeces, además, yo ni siquiera manejo, todavía.

7/2/07 13:45  
Blogger Apo dijo...

Excelente!

Yo espero, hace mucho que estoy esperando. Ese no es el problema. El problema es: ¿mientras?


a la salud!

14/2/07 10:25  

Publicar un comentario

<< Página principal